fotos aer

fotos aer

“La Constitución ordena la separación clara entre el Ejército y la política. Cuando se rompe esa frontera se presentan excesos, como los ocurridos durante la guerra sucia en los años 70; entonces el Ejército se convirtió en instrumento de combate contra la disidencia política”.

Alejandro Encinas Rodríguez
Coordinador de los diputados del PRD
LXI Legislatura

Resultado de imagen para el universal  foto cuadrada 3

Fin del prohibicionismo
Alejandro Encinas Rodríguez
El Universal
Martes, 23 Febrero 2016

Concluyeron las audiencias públicas convocadas por el Congreso de la Unión para debatir las alternativas para la regulación de la marihuana. En éstas se manifestaron de manera libre y fundamentada las diversas opiniones sobre el uso y manejo de las drogas que existe en nuestra sociedad.
Una primera conclusión, que se desprende de las posiciones presentadas, es que la política prohibicionista ha fracasado en su propósito de contener la producción y el  consumo de drogas, toda vez que se ha incrementadola producción y se ha diversificado el tipo de drogas que se consumen en todo el mundo, al tiempo que se ha incrementado el consumoy los precios en el mercado ilícito han disminuido.
Por otra parte, se ha criminalizado y estigmatizado a los consumidores. El endurecimiento de las penas ha saturado las cárceles del país de jóvenes y mujeres cuya condición económica –a diferencia del crimen organizado- les impide comprar su libertad, por posesión de pequeñas cantidades e incluso por consumo de drogas, cuando el consumo no está penado por la ley.  En tanto que el mercado ilícito se ha convertido en una muy rentable plataforma que ha permitido el empoderamiento de la delincuencia organizada, la cual ha diversificado sus actividades delictivas, fortaleciendo su poder económico, patrimonial y de fuego,mismo que ha hundido al país en un baño de sangre y violencia.
Reconocer esta situación implica asumir la necesidad de establecer una nueva política de drogas, en la que más allá de nuestras convicciones ideológicas, religiosas, filosóficas o morales, debe prevalecer el interés público.

Ahora bien, en la definición de qué tipo de política se necesita, se evaluaron distintos escenarios, que van desde quienes insistieron en mantener la política prohibicionista, hasta quienes plantearon la apertura indiscriminada. Ante estos extremos la propuesta que puede permitir un acuerdo reside en establecer una regulación clara y aplicable bajo el control de Estado, que deje atrás el enfoque criminal propio de la política prohibicionista, para asumir este asunto como un tema de salud pública y de derechos humanos.
Parece existir un amplio consenso en torno a la regulación de la marihuana con fines medicinales y de investigación científica; en la revisión de las penas por posesión, portación y del gramaje permitido para consumo, tanto del cannabis como de otras drogas, como la cocaína; en la necesidad de promover campañas de prevención e información respecto a los daños que ocasionan las drogas (incluido el alcohol y el tabaco) y contra la estigmatización y discriminación de los usuarios, así como el fortalecimiento de las políticas públicas para el tratamiento de adicciones. Sin embargo, prevalecen resistencias de algunos de los participantes en estas audiencias, incluidos algunos servidores públicos, para asumir este asunto también desde el enfoque de derechos humanos y el derecho al libre desarrollo de la personalidad, y con ello a regular los procesos de producción para autoconsumo o la conformación de clubes de usuarios.
Independientemente de las resolucionesde la Suprema Corte de Justicia de la Nación que permitieron la importación de medicamentos derivados del cannabis para el tratamiento de la niña Grace Elizalde Benavides, y el amparo que otorgó a diversas personas para producir marihuana para su propio consumo, es necesario advertir que la nueva política de drogas debe tener un carácter integral y debe soportarse en dos pilares: el de la salud pública y el de los derechos humanos.
Reducir la nueva política al enfoque de salud pública, aunque permitir la producción de marihuana con fines medicinales e incluso de opiáceos paliativos contra el dolor represente un avance, haciendo a un lado el derecho al libre desarrollo de la personalidad, no resolverá el problema de fondo, pues excluir este derecho implica mantener la existencia del mercado ilícito de drogas, que continuará alentando la formación de grupos delictivos, la violencia y los problemas sociales asociados.

En el momento en que Canadá y los Estados Unidos permiten el uso de la marihuana con fines recreativos, resulta inaceptable posponer esta decisión o hacer reformas a cuenta gotas. Es momento de acabar con ambigüedades y reconocer la mayoría de edad de los mexicanos para decidir sobre sus hábitos y forma de vida sin la tutela del Estado en su vida privada. (Senador de la República)

No hay comentarios:

¿Qué es la Fundlocal?




En este espacio podrás encontrar información actualizada acerca de las actividades y el pensamiento de Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los principales dirigentes de la izquierda mexicana.