fotos aer

fotos aer

“La Constitución ordena la separación clara entre el Ejército y la política. Cuando se rompe esa frontera se presentan excesos, como los ocurridos durante la guerra sucia en los años 70; entonces el Ejército se convirtió en instrumento de combate contra la disidencia política”.

Alejandro Encinas Rodríguez
Coordinador de los diputados del PRD
LXI Legislatura


Llamado a un espacio de diálogo para la articulación de agendas





I.- Nuestros propósitos.

Desde hace por lo menos diez años la situación del país se ha vuelto cada vez más crítica. La economía crece muy poco y tiende al estancamiento; el nivel de vida de la mayoría es en extremo bajo y no tiene perspectivas de mejorar; los salarios se han rezagado provocando la extensión de la pobreza y una desigualdad abismal;  el gobierno es incapaz de proporcionar seguridad a la ciudadanía mientras la violencia se agudiza incontenible, los escándalos por corrupción se han vuelto cotidianos, y los gastos esenciales para la protección social, el bienestar y la infraestructura se paralizan o sufren recortes injustificables. Las elecciones se suceden una tras otra sin cambiar la situación y la ciudadanía está cada vez más desencantada de los partidos.
Estamos ante lo que diversos organismos internacionales han llamado una crisis humanitaria en México. Una situación que abarca violaciones masivas de los derechos humanos, el uso sistemático de la tortura por parte de policías y ejército, y el encubrimiento de todas estas acciones por parte de los organismos e instituciones del Estado.
Las anteriores y muchas más, son situaciones frente a las que crece la sensación de impotencia y miedo en la sociedad, pero también la irritación y la desesperanza. No podemos resignarnos a ello. Es necesario que la población recupere la confianza en sí misma y convencernos todos de que es necesario unir esfuerzos para terminar con la degradación política, social y económica del país, para que nosotros y las futuras generaciones tengamos una vida digna. Necesitamos recuperar la paz y terminar con la violencia cotidiana, una paz con dignidad para todos.
Es por lo anterior que personas y organizaciones de la academia, campesinos, defensores de derechos humanos, del mundo del trabajo, entre otros, hemos decidido unir nuestras voces y nuestros esfuerzos para construir un espacio de diálogo que contribuya a formar la imprescindible alianza estratégica en torno de objetivos comunes, pero conservando nuestra identidad y nuestra autonomía, fortaleciendo los puntos de coincidencia que se traduzcan en acciones convergentes. Nuestro diálogo será, inicialmente, en torno de los siguientes temas
1.- La garantía de todos los derechos humanos, como condición básica de convivencia socialy del cambio político. Junto con ello la exigencia firme de que la corrupción y la impunidad se erradiquen y que la transparencia y rendición de cuentas de los gobiernos y las instituciones sea una práctica general y cotidiana del Estado.
2.- La construcción de consensos como forma de relación gobierno – sociedad y, por tanto, ninguna reforma más sin consulta efectiva a la ciudadanía. La democracia participativa debe volverse cotidiana, imponer decisiones en contra de la voluntad de la población es injustificable. Acudir a la consulta previa e informada es indispensable.
3.- La promoción del derecho al trabajo como forma de hacer frente a la crisis, fortalecer el ingreso, promover la igualdad y combatir la pobreza. No es aceptable ninguna política económica basada en la precarización laboral y los bajos salarios. Es indispensable proteger y alentar el empleo en condiciones dignas o decentes para impulsar una nueva etapa de desarrollo.
4.- Justicia e inclusión.La injusticia se está volviendo la norma, no la excepción: autoridades que no cumplen, policías entregadas al crimen organizado,legisladores que aprueban leyes contrarias al interés popular, partidos políticos que no nos representan. Esto tiene que cambiar, y volver realidad la inclusión de todas las diversidades que integran la nación. Ninguna discriminación por razón de género, cultura, preferencias sexuales o edad. Hay que denunciar y detener la violencia contra las mujeres.
5.- La preservación del medio ambiente como patrimonio de las generaciones actuales y futuras. No subordinar el equilibrio ecológico a los negocios depredadores ni permitir el despojo del agua y los recursos naturales de las comunidades y pueblos. El desarrollo tiene que incluir a la tierra y el territorio.

II.- Los criterios sobre los cuales construiremos este diálogo son:

1 La unidad que pretendemos construir estará basada en una forma de organización horizontal, una articulación amplia en la que cada organización pueda expresarse con libertad y los acuerdos se tomen por consenso. Nuestra unidad se basará en planteamientos programáticos muy claros y en acciones de solidaridad que expresen nuestra capacidad de movilización.
2 Ampliaremos esta articulación con una invitación abierta a todos los espacios, frentes y uniones de lucha social que coincidan en la importancia de la agenda propuesta. Como punto de partida proponemos un programa mínimo y nuestra disposición a ampliarlo y a acordar un plan de acción común.
3 Nuestra meta es construir una articulación lo más amplia posible. La base de la unidad debe ser una visión programática común sobre los cambios más importantes que requiere el país. El plan de acción deberá ser acordado con el consenso de todas las organizaciones. Nos proponemos abrir un diálogo/ debate que permita precisar, entre todos, nuestros objetivos a mediano y largo plazo. Para ello organizaremos foros sobre el diagnóstico del país, sobre las demandas sociales comunes y sobre las propuestas para una nueva Constitución.
4 Respetamos y respetaremos las diversas simpatías de organizaciones y personas en los procesos electorales locales de este año y de 2017, pero el proceso unitario que estamos construyendo nos exige mantenernos ajenos a las campañas de los partidos. Estaremos dispuestos a abrir un debate político sobre el balance de las elecciones y la evolución del país, en el momento en que se proponga y se considere oportuno. El debate sobre las elecciones de 2018 puede esperar hasta los inicios del próximo año.
5 Nuestra relación con los partidos estará basada en un diálogo crítico en el cual ofreceremos debatir nuestras propuestas programáticas y legislativas, y censurar abiertamente, cuando así se requiera, las decisiones que tomen. El diálogo estará abierto con todos los partidos, pero procuraremos un acercamiento mayor con los progresistas. Daremos seguimiento a nuestras propuestas legislativas y de políticas públicas. Y, en su caso, podremos establecer mesas de trabajo para darle continuidad al debate
6 Afirmamos enfáticamente que no pretendemos formar un partido político ni un grupo de apoyo a un candidato a la Presidencia de la República. Somos conscientes que la conformación de la articulación amplia que estamos impulsando tiene, y deberá tener, consecuencias políticas, pero éstas deberán traducirse en las agendas públicas, incluidas las de los procesos electorales, para condicionar las definiciones, programas y acciones de los actores participantes en el curso de las campañas.
1.     7  Los procesos electorales, sin la participación crítica y activa de la sociedad, no servirán para resolver los problemas nacionales más importantes ni para la democratización del país. Por ello, la acción independiente de las organizaciones sociales y ciudadanas es fundamental. Las definiciones programáticas y de las políticas públicas no deben ni pueden ser patrimonio exclusivo de los partidos políticos. Mantendremos nuestra autonomía de los actores de la política electoral, pero buscaremos el diálogo crítico permanente con los partidos, los gobiernos y el Congreso de la Unión.

III.- Propuesta de programa de acciones inmediatas:

A) Elaborar un calendario de reuniones periódicas de consulta y análisis de la situación del país. De cada reunión se derivará un pronunciamiento conjunto, mismo que partirá de un acuerdo previo entre las organizaciones sobre alguno de los puntos de la agenda general.Se propone también la realización de una reunión amplia de diversas organizaciones.
B) Acordar una acción articulada a mediano plazo con la cual se interpele al gobierno sobre aspectos específicos de su gestión, con una campaña hacia los medios de comunicación, nacionales e internacionales, para dar a conocer nuestros informes, críticas e interrogantes sobre la situación del país.
C) Iniciar campañas específicas, a partir de aspectos acordados, de sensibilización y movilización de la opinión pública, o bien de apoyos a los objetivos de las organizaciones participantes.

D) En los últimos meses del año realizar una reunión de balance y definición de tareas más específicas para el 2017.

No hay comentarios:

¿Qué es la Fundlocal?




En este espacio podrás encontrar información actualizada acerca de las actividades y el pensamiento de Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los principales dirigentes de la izquierda mexicana.