fotos aer

fotos aer

“La Constitución ordena la separación clara entre el Ejército y la política. Cuando se rompe esa frontera se presentan excesos, como los ocurridos durante la guerra sucia en los años 70; entonces el Ejército se convirtió en instrumento de combate contra la disidencia política”.

Alejandro Encinas Rodríguez
Coordinador de los diputados del PRD
LXI Legislatura

Con Raúl Castro Presidente de Cuba

Con Raúl Castro Presidente de Cuba
Primera visita de Estado a México, Mérida Yucatán. Viernes, 06 Noviembre 2015

AER


Diputado Constituyente de la Ciudad de México

Diputado Constituyente de la Ciudad de México

Beatriz López Leyva, “in memoriam”


Artículo de Alejandro Encinas Rodríguez publicado en El Universal
25 de abril de 2009

El pasado 6 de abril, en su casa en el municipio de San Pedro Jicayán, Oaxaca, Beatriz López Leyva fue sorprendida y asesinada por un sicario que ingresó a su domicilio y le disparó en la cabeza.

Beatriz se oponía, junto con muchos otros pobladores, a la construcción de una gasolinera en terrenos propiedad de los indígenas de dicho municipio, motivo por el cual —de acuerdo a su propio testimonio días previos al atentado— había recibido amenazas de muerte de parte del alcalde priísta de ese municipio, Leonardo Silva Palacios.

No era la primera ocasión. En 2005 habían atentado contra su vida, señalando como autores intelectuales de esos hechos a los caciques priístas de la región. En enero de este año, Beatriz participó en las protestas por un presunto desvío de recursos en el ayuntamiento: “Levanten polvo y aténganse a las consecuencias”, sentenció Silva Palacios, quien ha sembrado un clima de amedrentamiento y terror en el municipio.

De 34 años de edad, Beatriz creció y se desarrolló en Oaxaca. Era carismática y sociable; dispuesta siempre a apoyar y defender los derechos de la gente de su localidad. Sonreía y gustaba de bromear con sus familiares, amigos y compañeros.

Madre soltera de una niña de 13 años de edad, Betsy Joanna, a quien complacía dentro de sus posibilidades. La relación entre ellas era la de un par de amigas, compartiendo tristezas y alegrías. Beatriz contribuía también al sostenimiento de sus padres: doña Serafina y don Javier, sus “viejitos”, de quienes siempre estaba pendiente.

Licenciada en Derecho, fue cofundadora del Colegio de Abogados en materia agraria en Oaxaca. De 1999 a 2005, fungió como visitadora de la Procuraduría Agraria delegación Oaxaca, en Matías Romero, Tehuantepec, Teotitlán de Flores Magón y Santiago Jamiltepec. Fue también secretaria del ayuntamiento de San Pedro Jicayán, durante el trienio 2005-2007; miembro del comité municipal y consejera estatal del PRD; coordinadora distrital de promoción del voto de la coalición Por el Bien de Todos, en la costa de Oaxaca, durante 2006; asesora del senador Salomón Jara y después se incorporó a integrar los comités municipales del gobierno legítimo de México en los 24 municipios del distrito de Jamiltepec.

Este asesinato no puede quedar impune, como muchos otros que se han cometido en Oaxaca. Son los casos de la candidata perredista al ayuntamiento de San José Estancia Grande, Guadalupe Ávila Salinas, quien fue asesinada por el entonces alcalde priísta Cándido Palacios Loyola, o del homicidio de 26 integrantes de la APPO que participaron en el movimiento magisterial y popular de 2006.

Sin embargo, el clima de autoritarismo e intolerancia que se ha asentado en Oaxaca ha permitido que estos y otros homicidios políticos queden sin castigo. La Procuraduría General de Justicia de Oaxaca ha sido incompetente o cómplice y, lejos de investigar y sancionar los delitos, alienta la impunidad.

El estado de impunidad que vive Oaxaca ha propiciado el resurgimiento y consolidación de las viejas prácticas caciquiles del estado autoritario, y que hoy son el signo del gobierno de Ulises Ruiz, en el que el disimulo, la omisión, cuando no la complicidad del gobierno federal, ávido de reconocimiento por su falta de legitimidad, tolera y favorece los nuevos cacicazgos priístas en las entidades del país.



Contador Gratis

Entrevista radiofónica con Alejandro Encinas tras la toma de protesta de los candidatos del PRD

Da click aquí

Contador Gratis

Testimonio audio visual

El siguiente video fue publicado el 20 de abril de 2009 en www.reforma.com


Contador Gratis
video

Cobertura de la prensa nacional de la toma de protesta de los candidatos del PRD

Da click sobre el texto, para ser conducido a la noticia.


La Jornada: Rechifla a Ortega en la toma de protesta de candidatos perredistas

El Universal: Abuchean a Ortega durante “reunión de unidad” de PRD
Encinas tuvo que interceder por su rival de lucha por la dirigencia.




Intervención de Alejandro Encinas Rodríguez en el acto de toma de protesta de los candidatos del Partido de la Revolución Democrática


Auditorio Nacional, México, D.F. 19 de abril de 2009
Compañeras y compañeros
El día de hoy entramos de lleno a la campaña electoral para renovar la Cámara de Diputados y diversos órganos de gobierno locales.
Esta campaña se enmarca en la crisis económica y política más profunda que haya enfrentado nuestro país en su historia reciente.
La crisis hipotecaria en EU arrastró al sistema financiero global, causando una profunda recesión que no sólo colapsó las bolsas de valores generando especulación, inflación e incertidumbre en el empleo, sino que ha evidenciado el fracaso del modelo neoliberal y que es necesario cambiar el modelo económico hasta ahora implementado y redefinir el papel regulador del Estado en la economía.
En los últimos años, Felipe Calderón y sus aliados centraron su discurso en el propósito de crear una percepción de confianza, señalando que no se lanzarían a aventuras ni se harían transformaciones que pusieran en riesgo la estabilidad económica del país. Que su alianza con la iniciativa privada daría continuidad al modelo seguido y estaría acompañada de inversión, empleo y desarrollo.
Ésta no es una posición novedosa. A lo largo de las últimas décadas, la tecnocracia neoliberal incubó la falsa ilusión de que la apertura comercial y el libre mercado conducirían a nuestro país al primer mundo, a épocas de bonanza en la economía, los negocios y en la calidad de vida.
La fiebre neoliberal invadió todos los espacios del poder público. Había que acabar —decían— con años de paternalismo y tutela estatal, que inhibieron la iniciativa productiva de los mexicanos, para dar cauce a una economía competitiva a la altura de las grandes potencias del mundo.
Así, el gobierno privatizó el patrimonio del país, y desmanteló los instrumentos del Estado para la regulación y fomento de la economía, lo que llevó a la quiebra a miles de negocios, al abandono del campo y a la pérdida de empleos.
Mientras la economía creció en promedio 2% anual entre 1982 y 2008, la Población Económicamente Activa superó los 26 millones de personas, y únicamente se generaron 8 millones de empleos, con lo que el déficit en el empleo formal ascendió a más de 18 millones de personas.
Este año, en medio de una recesión, la economía decrecerá en 3% lo que significará que al cierre de 2009 cerca de 2 millones y medio de mexicanos se encontrarán en el desempleo.
Los salarios se pagan por debajo de su valor. El salario mínimo, que había alcanzado su máximo histórico en 1976, suma una disminución del 82% de su poder adquisitivo.
En 1982 con un salario mínimo se podrían comprar 27 kilos de tortilla, hoy sólo alcanza para 6 kilos y medio; se podían adquirir 12 kilos de frijol y hoy alcanza sólo para 5 kilos.
A ello se suma la desmedida concentración del ingreso en un pequeño grupo de corporaciones. De acuerdo con Naciones Unidas, México registra una de las mayores desigualdades en el mundo, donde el 10% de la población más pobre del país percibe 1.1% del ingreso total, mientras que 10% de los habitantes más acomodados concentra el 40% de los ingresos. La concentración del ingreso es descomunal. Tan sólo 10 familias acumulan el 10% del ingreso nacional, 96 mil millones de dólares.
24 millones de personas en Estados Unidos son de origen mexicano. Las remesas que envían son la segunda fuente de ingreso del país (más de 20 mil millones de dólares anuales). Los pobres financian a los más pobres y dan soporte a la economía: 86% de las remesas se destinan a la manutención de las familias.
México depende crecientemente de las importaciones de alimentos derivado del abandono del campo. En 2008 se importó el 42% de los alimentos que se consumen el país, lo que significó en los dos últimos años, que las importaciones agroalimentarias alcanzaran la cifra récord de 40 mil millones de dólares.
La desigualdad y la pobreza en el país se profundizan: entre 2007 y 2008 la pobreza alimentaria aumentó en 4.3 millones de personas, alcanzando a 13.8 millones de mexicanos, mientras siete millones de mexicanos más se convirtieron en pobres patrimoniales.
Los jóvenes son los más afectados por esta crisis: 90% de los hijos de la población jornalera migrante no asiste a la escuela; 7 millones de jóvenes mexicanos no estudian ni trabajan; uno de cada seis niños menores de 12 años (3.3 millones) son socialmente excluidos y orillados a la pobreza y la desigualdad.
77% de las personas en edad de trabajar ha estudiado sólo la primaria o la secundaria. De cada 100 niños que ingresan a la primaria, sólo 41 concluyen la secundaria y sólo 14 terminan la educación superior. A la enorme mayoría de los jóvenes mexicanos no les queda otra alternativa que emigrar a Estados Unidos, mal vivir de la economía informal o tomar la vía de conductas antisociales.
A esto se suma la crítica situación política, la inseguridad y el clima de violencia que vive el país. A la falta de legitimidad de origen del actual gobierno de facto, se suma el debilitamiento de las instituciones públicas y el desmantelamiento del Estado de derecho, al permitir un gobierno de camarillas que para operar y mantener sus privilegios e intereses actuando con toda impunidad, ante un presidencialismo débil que añora las viejas prácticas del partido de Estado y fortalece sus alianzas con lo peor del pasado: el corrupto priísmo corporativo.
De ahí la importancia de la campaña electoral que iniciará el próximo 3 de mayo y de la necesidad de que en este contexto vayamos al debate político e ideológico y confrontemos nuestro proyecto alternativo de nación, sin ambigüedades.
La campaña electoral debe convertirse en un espacio para impulsar nuestro proyecto. El PRD debe diferenciarse claramente de los otros partidos, tomar iniciativas e impulsar los cambios que demanda el país.
Sería un error alentar la percepción en la sociedad de que todos los partidos somos igual y lo mismo. Por el contrario, nuestro partido debe ofrecer al elector una opción clara que se identifique como una alternativa frente a la derecha neoliberal que ha impulsado el modelo económico que ha llevado a la ruina a nuestro país.
La campaña electoral abre la posibilidad de impulsar nuevos paradigmas y alternativas. La izquierda requiere promover cambios que permitan rescatar al país desde la raíz de su vida comunitaria, vinculando su acción con los movimientos sociales, para desde ahí definir nuestra agenda en el parlamento.
La crisis obliga a adaptarse a la nueva situación, y el territorio es un nuevo protagonista en la creación del nuevo paradigma, no sólo para enfrentar la crisis y promover el desarrollo de la economía, sino para un ejercicio democrático distinto, que admita el desarrollo de comunidades fuertes y articuladas, que permitan la democratización de la vida pública y el desarrollo de una cultura que aliente la vida comunitaria; reconozca su diversidad, y refuerce las acciones por el bien vivir y la redistribución del ingreso.
Impulsar un trabajo legislativo con una visión integral implica abordar por lo menos los siguientes seis ejes:
1. La crisis económica y los problemas del desarrollo con equidad. Para ello es necesario promover iniciativas de ley que, además de atender la situación coyuntural de la crisis y la necesidad de un programa de emergencia, permita abordar aspectos fundamentales para el desarrollo del país. El Estado debe asumir su responsabilidad social y la rectoría de la economía para abatir los graves problemas de inequidad y pobreza que vive la mayoría de la población, proponiendo cambios en las políticas públicas que permitan la redistribución del ingreso, medidas fiscales equitativas, el fomento a la producción y abasto de alimentos, el desarrollo regional, el apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, y una política social a favor de los grupos más desprotegidos.
2. Los problemas de seguridad pública y el combate al crimen organizado. Promoviendo iniciativas para enfrentar de manera integral acciones que, sin conculcar derechos y garantías de los ciudadanos, permitan la profesionalización de los cuerpos de seguridad, la prevención del delito, las tareas de investigación e inteligencia policial; así como el desarrollo de nuevos instrumentos para desmantelar el poder económico del crimen organizado, asumiendo que los problemas que se derivan del narcotráfico son asuntos que deben abordarse como asuntos de salud pública, falta de oportunidades y exclusión social que impide la inserción de los individuos en la sociedad.
3. La ampliación de las libertades democráticas y de los derechos y obligaciones de los ciudadanos. Promover acciones que fomenten el desarrollo de una cultura democrática con valores como la tolerancia, el respeto a la diversidad, el reconocimiento a los derechos de las minorías y el fortalecimiento de un sistema político que permita contar con instituciones electorales profesionales, imparciales y confiables, y la conformación de un verdadero sistema de partidos.
4. Impulsar la reforma del Estado. Promoviendo un nuevo federalismo basado en el equilibrio entre poderes; la descentralización del poder público y el fortalecimiento de los gobiernos locales y de la vida municipal; la Constitución Política del Distrito Federal, así como el ejercicio de una nueva generación de derechos ciudadanos que favorezcan el ejercicio de la de democracia directa y la construcción de ciudadanía.
5. Desarrollo sustentable y protección de los recursos naturales. Debemos incorporar la dimensión ambiental como un eje fundamental de nuestro trabajo legislativo. La izquierda debe abanderar la defensa del capital natural de nuestro país, promoviendo iniciativas y acciones que permitan revertir los daños ambientales derivados de la acción del hombre, proteger los recursos naturales existentes como base del desarrollo actual y futuro del país, haciendo un uso racional de los mismos para garantizar el desarrollo de las futuras generaciones.
6. Debate político y alianzas con la sociedad: Retomar uno de los rasgos distintivos de la izquierda que permitieron su arribo a la lucha parlamentaria: hacer de la Cámara de Diputados una espacio de debate público; una caja de resonancia de las preocupaciones de la sociedad, superando el divorcio que existe con el movimiento y las causas sociales; promoviendo un discurso y una visión desde la izquierda, que coadyuve en la conformación de un proyecto alternativo de nación y en la creación de una opción capaz de conducir los destinos del país.
Debemos proponernos alcanzar reformas y transformaciones sustantivas en la vida pública del país, y al mismo tiempo establecer una clara alianza con los movimientos que se dan desde la sociedad.
Por ello el debate no es sí se continua o no la vía de las reformas, pues ésta es la ruta que hemos elegido en nuestra lucha democrática. Pero debemos asumir que las grandes transformaciones que se han logrado en México han sido resultado de la lucha social. Que los partidos somos importantes para organizar a sectores de la sociedad y dar cauce a sus inquietudes, pero es insuficiente. Que la lucha electoral y parlamentaria son muy importantes, pero tienen limitaciones, y que los cambios profundos se logran a partir de posiciones y equilibrios de fuerza construidos desde la sociedad.
Para resumirlo en una frase: Necesitamos tanto parlamento como sea posible y tanta movilización como sea necesaria.
Para ello es indispensable la unidad de acción de la izquierda en la contienda electoral. Esta es la primera contienda después del despojo de que fuimos objeto en julio del 2006, y será el escenario de una disputa política frente a la derecha representada en el PAN y el PRI, que puede vincular nuestro quehacer electoral con los movimientos sociales, con una visión abierta y plural como corresponde a una izquierda democrática.
Es claro que tenemos diferencias al interior del partido. Éstas las he expresado y he defendido públicamente mis ideas. El momento político exige actuar con responsabilidad. Escalar la confrontación interna significa allanar el camino a la derecha. No podemos permitir un retroceso electoral de nuestro partido, el más importante de la izquierda mexicana. Nuestro adversario está claramente identificado, es la derecha autoritaria y conservadora representada por el PAN y el PRI, que han conducido a la ruina a nuestro país.
Tenemos una agenda interna de discusión que con toda seguridad retomaremos después de la elección para renovar a nuestro partido, en la que debatiremos nuestra estrategia y táctica políticas; nuestra democracia y legalidad interna; el vinculo del partido con el movimiento social; el papel de las corrientes y los mecanismos de elección de dirigentes y candidatos. Ya será momento de discutir estos temas, hoy la prioridad es posicionar a nuestro partido en la elección y en el Congreso.
Por eso, quienes rendimos protesta este día debemos recuperar el perfil ideológico de nuestro partido. No perder rumbo. Comprometernos a enarbolar una agenda legislativa que atienda las demandas y promueva reformas en beneficio de la sociedad con una clara posición de izquierda. Mantener el compromiso de austeridad, transparencia y vinculación con las causas sociales en la campaña; ejercer plenamente las facultades legislativas; asumir el trabajo legislativo como un medio, un instrumento al servicio de las causas sociales y, hacer de la Cámara de Diputados un espacio para la confrontación de ideas y proyectos con independencia y autonomía de los poderes fácticos.
Asumamos estos compromisos y hagamos valer el objetivo que nos dio origen:
“Democracia ya, patria para todos”


Conferencia. Encinas en Veracruz

Publicado en El Sendero del Peje de Veracruz

sábado, abril 18, 2009

ALEJANDRO ENCINAS EN EL FORO DEL AGUA, ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO


EN LAS HISTÓRICAS COSTAS VERACRUZANAS, EN LAS CERCANÍAS DEL PRIMER ESTABLECIMIENTO ESPAÑOL EN TERRITORIO NACIONAL Y DEL CONTINENTE, SE LLEVA A CABO EL FORO INTERNACIONAL DEL AGUA, ENERGÍA Y CAMBIO CLIMÁTICO 2009.

CON TRES SEDES: LA MANCHA, QUIAHUIXTLAN Y VILLA RICA; DIFERENTES EVENTOS ARTÍSTICOS, ACADÉMICOS, Y DE ESPARCIMIENTO, EL GOBIERNO VERACRUZANO CON AUSPICIO DEL INAH Y EL CONSEJO NACIONAL PARA LA CULTURA Y LAS ARTES, ORGANIZÓ ESPACIOS DE DISCUSIÓN PARA TOMAR CONCIENCIA DEL PROBLEMA DE LA ESCASEZ DEL AGUA POTABLE.

QUE MEJOR EJEMPLO QUE EL MANEJO DE ESTE PROBLEMA POR QUIEN FUE SECRETARIO DE MEDIO AMBIENTE DEL DISTRITO FEDERAL (1998), UNA DE LAS URBES MÁS GRANDES DEL MUNDO. ENCINAS HABLÓ DE DATOS INCREÍBLES. LOS ESFUERZOS DEL GOBIERNO CAPITALINO APARTIR DE LOS GOBIERNOS DE IZQUIERDA POR MANTENER ABASTECIDA LA CIUDAD.

Y PLANTEÓ EL CRITERIO QUE VIENEN APLICANDO: OTORGAR EL DERECHO AL ACCESO AL AGUA, NO PRIVATIZAR EL SERVICIO, QUE PAGUE MÁS QUIEN MÁS CONSUME AGUA.

EN EL MISMO SENTIDO SE MANIFESTÓ EL DR. PEDRO ARROJO AGUDO, DE LA UNIVERSIDAD DE ZARAGOZA, ESPAÑA. EL PROBLEMA DEL AGUA NO PUEDE ABORDARSE ASÍ EN LO GENERAL, EL DEBATE SE EXTRAVIARÍA. DESDE SU PERSPECTIVA SON TRES TEMAS: EL AGUA COMO UN DERECHO, EL AGUA CON OBLIGACIONES CIUDADANAS Y EL AGUA-ECONOMÍA.

ESTE INVESTIGADOR FUE ENFÁTICO Y PROPOSITIVO: EL AGUA POTABLE DE CALIDAD DEBE SER GARANTIZADA COMO UN DERECHO A TODOS, HASTA CIERTA CANTIDAD QUE ÉL FIJÓ EN 30 LITROS/DÍA/PERSONA. DESPUÉS DE ESA CUOTA GRATUITA, SE COBRARÍA EL EXCESIVO CONSUMO. LUEGO HABRÁ QUE ABORDAR EL TEMA DEL AGUA COMO UN DERECHO QUE GENERA TAMBIÉN OBLIGACIONES EN LA CIUDADANÍA; CUIDARLA, NO CONTAMINARLA, NO DESPERDICIARLA, CON LOS GOBIERNOS OBLIGADOS POR LOS CIUDADANOS A ATENDER LA DEMANDA DE AGUA COMO DERECHO DE TODOS, ETC. Y FINALMENTE HAY QUE HACER UNA APUESTA AL CUIDADO DEL AGUA, DE LOS MANTOS ACUÍFEROS, DE LOS RÍOS, ESA APUESTA, INSISTIÓ, SE REVERTIRÁ COMO UN AHORRO ECONÓMICO AL FUTURO.

FINALMENTE LA MESA DE ESTE DÍA DE CONFERENCIAS CONCLUYÓ: EL PROBLEMA DEL AGUA NO PUEDE ABORDARSE CON SOLUCIONES DE MERCADO, SINO CON LA ACCIÓN DEL ESTADO.


Contador Gratis

Vía Crucis

Artículo de Alejandro Encinas publicado en el diario El Universal el 11 de abril de 2009



Semana Santa se ha convertido en nuevo escenario de la irresponsable cruzada que desde la Comisión Nacional del Agua promueve su titular, José Luis Luege Tamargo, contra la ciudad de México.Primero fue el anuncio de que la ciudad estaba al borde de una catástrofe por la fractura del drenaje profundo que la inundaría de aguas negras, lo cual no sólo resultó falso, pues no existía daño estructural en el drenaje, sino que además estaban en proceso obras de mantenimiento programadas conjuntamente entre el GDF y la Conagua. Más tarde fue el amago de clausura del relleno sanitario Bordo Poniente, en la zona federal del ex lago de Texcoco, con lo cual la ciudad no tendría dónde procesar y depositar las más de 12 mil toneladas de residuos que genera diariamente y se tendría que contratar con particulares el servicio que hoy se realiza con uno de los costos más bajos de operación del mundo.Recientemente, el 21 de marzo, tras el deceso de 11 campesinos de la comunidad de El Refugio en Atotonilco de Tula, Hidalgo, a consecuencia de la respiración de emanaciones tóxicas cuando se disponían a realizar limpieza del cárcamo Artículo 123 de la Conagua, Luege Tamargo se deslindó argumentando que los campesinos no contaban con permiso para llevar a cabo esas actividades, aun cuando un convenio con esa comisión obliga a los campesinos a realizar labores de limpieza a cambio de aprovechar el líquido, y culpó al GDF por la tragedia, “ya que se ha echado para atrás para firmar el acuerdo de licitación para construir la planta tratadora en Atotonilco... situación grave e irresponsable, pues la ciudad de México se niega a sanear sus aguas negras que llegan a Hidalgo”.Ahora, con motivo de las obras de mantenimiento al Sistema Cutzamala, que obligan al cierre total del suministro de agua por 36 horas y que afectará a 5 millones de personas, Luege Tamargo ha iniciado una nueva cruzada. A la vieja usanza del foxismo, acusa al GDF de que “utiliza el dinero para otras cosas, no para obras prioritarias”, que “se pierde más agua en fugas en la red secundaria”, y amaga con sacar de operación varias presas clave en el Sistema Cutzamala, como la de Villa Victoria que aloja 29% del agua del sistema, porque están en un “nivel crítico de almacenamiento”.Nadie puede negar la gravedad del problema. En 1955, la disponibilidad de agua por habitante en México era de 11 mil 500 metros cúbicos por habitante; en 2004 esta disponibilidad cayó a 4 mil 500 y se estima que para 2025 será de 3 mil 822. México registra uno de los mayores promedios de consumo de agua por habitante en el mundo: 360 litros diarios.La Zona Metropolitana del Valle de México consume 65 metros cúbicos por segundo de agua potable, 35 de los cuales se consumen en el Distrito Federal. Esta cuota de disponibilidad se mantiene inalterada desde 1995. El 60% de este líquido se extrae de los acuíferos y los manantiales del valle de México y el 40% restante de fuentes externas. El Sistema Cutzamala abastece 28% de agua a la zona metropolitana, aprovechando un sistema de presas que hasta los años 70 generaba energía eléctrica; y que hoy esa agua se bombea hasta la cuota de 2 mil 700 metros sobre el nivel del mar, a través de una línea de ductos de 160 kilómetros.El Sistema Cutzamala es vital para garantizar el abasto de agua y la gobernabilidad en la zona metropolitana. Es una prioridad atender su buen funcionamiento y el manejo adecuado de la cuenca para permitir un aprovechamiento sustentable del recurso. Se requieren cambios en los hábitos de consumo y una nueva cultura de manejo del agua basada en información clara y no en amarillismo. Utilizar lo delicado de esta situación para agitar las aguas de la política puede conducir, más allá de la confrontación entre distintos órdenes de gobierno, a despertar irresponsablemente ánimos sociales de los cuales, ante la manipulación de la información y la angustia de carecer del vital líquido, difícilmente se puede predecir su alcance.México no necesita prolongar el vía crucis que atraviesa; bastante tiene con los problemas de pobreza, desempleo, inseguridad y endeudamiento, para que se agiten las aguas en un ejercicio irresponsable de la función pública.


Contador Gratis

Critica Encinas la “repartición tribal” de candidaturas en PRD


CUERNAVACA. Alejandro Encinas Rodríguez descalificó ayer la forma como las “tribus” se distribuyeron las candidaturas a diputados federales plurinominales, de la que resultó designado como el primero de la lista por la cuarta circunscripción, que incluye al estado de Morelos.


Ver más:

http://www.lajornadamorelos.com/noticias/politica/73732-critica-encinas-la-reparticion-tribal-de-candidaturas-en-prd?e3bd6c93d11e6a668420a2c5b129b323=ff1acb82ce050ed1306312a4e147f6e5

Carta al PRD

Publicado en El Universal
http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/43457.html

Me refiero a la campaña de comunicación que se está llevando a cabo a nombre del PRD en distintos medios de comunicación.

Más allá de las valoraciones subjetivas que reviste toda campaña mediática, quiero señalar la indebida promoción personal de algunos de los integrantes de la actual dirección nacional. La reciente reforma al artículo 134 constitucional prohíbe la promoción personal, bajo cualquier modalidad de comunicación social, de los servidores públicos —diputados y senadores incluidos—, situación que cobra una connotación especial en los partidos, pues sus campañas se financian, además de con recursos públicos, con las cuotas de sus militantes, pertenezcan o no a sus corrientes internas, por lo que al menos esta campaña debería reflejar la pluralidad que caracteriza al PRD y no sólo a alguna de sus expresiones.

Por otro lado, si bien las formas son importantes, lo son más los asuntos de fondo. Algunos de los contenidos de dicha campaña no sólo denotan confusión, sino se apartan de los lineamientos básicos del PRD. Es el caso del mensaje que señala que el PRD propone una economía basada en el “libre mercado”.

¿En realidad estamos a favor del libre mercado? Nada más ajeno a nuestra línea programática. Durante décadas, el PRD ha cuestionado el modelo económico neoliberal fundado en el libre mercado, ya que el mercado actúa bajo la lógica de la acumulación del capital que ha ampliado la brecha de pobreza e inequidad.

Hemos sostenido que la integración económica internacional y nacional es un problema mucho más amplio que el comercio y la economía, y que debe incluir aspectos de desarrollo y cohesión social que la liberalización del mercado es incapaz de atender. Resulta absurdo reivindicar esta propuesta cuando la actual crisis económica ha puesto en evidencia el fracaso del mercado y su incapacidad para garantizar el desarrollo y abatir la desigualdad, lo que ha obligado a replantear la intervención del Estado en la regulación de la economía y en el rescate del sector financiero internacional.

¿Dónde está nuestra propuesta? ¿Cuál es el nuevo rol que el Estado debe cumplir en este proceso? No se trata de restituir el estatismo anacrónico, autoritario y paternalista del pasado, sino de identificar las responsabilidades sociales del mismo y su papel regulador en la economía como parte de los desafíos de la democracia. Ese es el asunto que debería plantear el PRD.

Entiendo que en la disputa del poder político a través de la competencia electoral los partidos busca mantener y ampliar su electorado. Sin embargo, la lógica electoral y la búsqueda de mayores posiciones han llevado al PRD a tal pragmatismo que la “disputa por el centro” ha diluido su discurso y, por tanto, las diferencias ante los proyectos que representan otras opciones políticas.

La campaña electoral debe convertirse en un espacio para impulsar un proyecto propio. El PRD debe diferenciarse claramente de los otros partidos, tomar iniciativas e impulsar cambios, vinculando su acción con los gobiernos que encabeza y con el movimiento social, para desde ahí definir su agenda parlamentaria.

Es un error alentar la percepción en la sociedad de que todos los partidos somos igual y lo mismo. Por el contrario, el PRD debe ofrecer al elector una opción que se identifique como una alternativa frente a la derecha neoliberal, que ha impulsado un modelo de desarrollo económico basado en el mercado libre y que ha llevado a la ruina a nuestro país.




Desvergüenza

Publicado en El Universal
http://www.eluniversal.com.mx/editoriales/43266.html


Ante la crisis económica, distintos gobiernos —el caso de México— han optado por promover campañas de información para transmitir mensajes positivos que generen tranquilidad en la opinión pública, evitar pesimismo en la sociedad y crear la visión de un futuro prometedor pese a la crisis, llegando incluso a mentir u ocultar la gravedad del problema.

Nuestro país vive una situación peculiar, ya que difícilmente puede crearse un ambiente alentador ante el cúmulo de información que a diario registran los medios respecto del clima de violencia e inseguridad que vivimos, a lo que se suma la desvergüenza con que los responsables de atender la crisis económica asumen su responsabilidad.

A las consabidas declaraciones de Agustín Carstens de que a México no le dará “pulmonía”, sino un “catarrito” por la recesión económica que se avecinaba en EU, que se ha convertido ahora en un gran tsunami que viene “del exterior”, se suman las del titular de la Sagarpa, quien en días pasados aseguró que “la crisis no ha tenido una repercusión negativa en el campo mexicano”, que “se afianza la seguridad alimentaria de los mexicanos” pues se reporta al cierre de 2008 una producción de 196.3 millones de toneladas, y que “la gente del campo no está abandonando las parcelas, sino que están trabajando casi en la totalidad de los 3.5 millones de hectáreas que forman el ciclo otoño-invierno”.

Más allá de las fantasías de Alberto Cárdenas, que olvida que la superficie agrícola cultivable del país es de más de 22 millones de hectáreas (76% de temporal y 24% de riego), la realidad del campo es distinta: el país depende crecientemente de las importaciones de alimentos, resultado de la insuficiente producción doméstica. En 2008 se importó 42% de los alimentos que consume el país: 70% del arroz, 50% del trigo, 33% del maíz y 13% de la leche.

En los dos últimos años, las importaciones agroalimentarias alcanzaron la cifra récord de 40 mil millones de dólares en alimentos. De ellos, 10 mmdd equivalieron a las importaciones de granos y oleaginosas. Lejos de la ilusión agroexportadora, México es importador de alimentos. El saldo de la balanza comercial agroalimentaria 2007 y 2008 ha sido de menos 7 mil 500 mdd, por lo que el sector agroalimentario es responsable de la mitad del déficit de la balanza comercial total de México. En 2008 la superficie cultivada de maíz disminuyó en un millón de hectáreas y la de frijol en 500 mil hectáreas respecto de 1997. Un millón de hectáreas de riego permanecen ociosas por falta de mantenimiento de los sistemas de riego, crédito y rentabilidad de los cultivos.

Si bien las exportaciones agroalimentarias han aumentado, éstas se concentran en una minoría de agricultores ricos y empresas exportadoras, buena parte de ellas extranjeras, que operan con un alto costo social: explotación de jornaleros agrícolas que laboran en pésimas condiciones, sin seguridad social y bajos salarios, y un alto costo ambiental: abatimiento y contaminación de acuíferos y suelos agrícolas, ensalitramiento de áreas de riego. La desigualdad y la pobreza aumentan: de acuerdo con Araceli Damián, investigadora de El Colegio de México, entre 2007 y 2008 la pobreza alimentaria aumentó en 4.3 millones de personas, alcanzando a 13.8 millones de mexicanos, mientras 7 millones más se convirtieron en pobres patrimoniales.

Un buen gobierno —cuando existe— debe infundir confianza y no mentir. La derecha vive y nos quiere hacer vivir en el país de nunca jamás, donde todo y nada son posibles. Mientras, en México no sólo hay pobreza, sino comienza a haber hambre.


Divorcio

Alejandro Encinas
Divorcio
14 de febrero de 2009


Publicado en El Universal







Una función fundamental de los partidos es la disputa legítima por el poder político a través de la competencia electoral. En ella todos los partidos se encuentran inmersos y buscan mantener y ampliar su electorado.

La lógica electoral y la búsqueda de mayores posiciones han copado los rincones del trabajo partidario, al extremo que todos, sin excepción y con una gran dosis de pragmatismo, plantean la necesidad de “moverse al centro”, diluyendo su discurso y por tanto las diferencias entre los proyectos que cada uno dice representar.

Son muchos los ejemplos: en 2006, la propuesta de Andrés Manuel López Obrador de bajar los precios de luz, gas, gasolinas y de ampliar los apoyos para adultos mayores, antes satanizadas como populistas, fue retomada por los candidatos del PRI y del PAN, o el caso reciente de la campaña oficial del PRD con relación a la reforma energética, que sostiene que “jugamos en equipo con los demás partidos” y que “la receta es de todos los partidos, pero la mayoría de los ingredientes los puso el PRD”, con la que se mantiene la lerda idea de que “cogobernamos desde el Congreso” y, en consecuencia, se es copartícipe de las políticas que han llevado al colapso de las instituciones encargadas de la seguridad pública y de las políticas económicas. Esto, además de crear confusión, desalienta al elector para quien todos son lo mismo.

Así, los partidos se empantanan en un discurso que olvida, como sostiene Arnoldo Martínez Verdugo, que “el centro político es la gobernabilidad, mientras el centro ideológico es el pantano”.

Algo similar sucede con los gobiernos locales, que en su mayoría, buscando su continuidad, privilegian mantenerse en el poder por encima de impulsar transformaciones que pudieran afectar los intereses de los grupos beneficiarios del estatus vigente. Así vemos cómo muchos gobiernos locales y municipales, incluso de la izquierda, asumen posiciones conservadoras, administran y palian la crisis, cuando no viven el embeleso de un poder efímero.

En tanto, la sociedad permanece ajena a estas dinámicas y demanda definiciones y respuestas fuertes, lo que da cuenta del profundo divorcio entre los partidos políticos, sus gobiernos y la sociedad.

La actual campaña electoral abre la posibilidad de impulsar nuevos paradigmas y alternativas. La izquierda no necesita más diagnósticos o explicaciones; requiere diferenciarse con claridad, tomar iniciativas, impulsar cambios que permitan rescatar al país desde la raíz de su vida comunitaria, vinculando la acción de los partidos con la autoridad local y los movimientos sociales, y desde ahí definir las agendas en el Parlamento.

Se requiere del replanteamiento de las políticas hasta ahora seguidas; de nuevas alianzas y formas de participación en la comunidad y el territorio en que se insertan; de una nueva relación entre autoridades locales y movimientos sociales desde el territorio.

La crisis obliga a adaptarse a la nueva situación y el territorio es un nuevo protagonista en la creación del nuevo paradigma, no sólo para enfrentar la crisis y promover el desarrollo de la economía local, sino para un ejercicio democrático distinto, que admita el desarrollo de comunidades fuertes, articuladas con los poderes locales, que permitan la democratización de la vida pública y el desarrollo de una cultura que aliente la vida comunitaria, y que reconozca su diversidad y refuerce las acciones por el bien vivir y la redistribución del ingreso.

Asistimos a un nuevo proceso electoral. No es posible reproducir la percepción de que todos somos lo mismo. Esta es una oportunidad para ofrecer al elector una opción que motive su participación y supere el divorcio con la sociedad, cultivando un electorado maduro y con memoria.




¿Qué es la Fundlocal?




En este espacio podrás encontrar información actualizada acerca de las actividades y el pensamiento de Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los principales dirigentes de la izquierda mexicana.