fotos aer

fotos aer

“La Constitución ordena la separación clara entre el Ejército y la política. Cuando se rompe esa frontera se presentan excesos, como los ocurridos durante la guerra sucia en los años 70; entonces el Ejército se convirtió en instrumento de combate contra la disidencia política”.

Alejandro Encinas Rodríguez
Coordinador de los diputados del PRD
LXI Legislatura

Con Raúl Castro Presidente de Cuba

Con Raúl Castro Presidente de Cuba
Primera visita de Estado a México, Mérida Yucatán. Viernes, 06 Noviembre 2015

AER


Diputado Constituyente de la Ciudad de México

Diputado Constituyente de la Ciudad de México

Continúan perredistas diseño de agenda en Zacatecas

By seromero
Created 29/01/2010 - 11:02
Notimex

El coordinador de la fracción parlamentaria del sol azteca, Alejandro Encinas, propuso una reforma de Estado de fondo, donde elaboren una propuesta integral que no solamente contemple cambios constitucionales.

Zacatecas.- Este día continúa la plenaria de diputados federales perredistas en esta capital, para el diseño de la Agenda Estratégica 2010 de su grupo parlamentario, al que asisten unos 35 legisladores, que también analizan una reforma política de fondo.

El coordinador de la fracción parlamentaria del sol azteca, Alejandro Encinas, propuso una reforma de Estado de fondo, donde elaboren una propuesta integral que no solamente contemple cambios constitucionales de fondo, sino que revisen las reglas fundamentales.

Comentó que en el mes de febrero presentarán una iniciativa integral que contemplará las reformas integrales, política y la defensa del estado laico, así como la reivindicación de los derechos ciudadanos.

Dentro los temas a analizar se encuentran también las reformas en materia de seguridad social, así como la reforma laboral, la agenda del cambio climático y la defensa del medio ambiente, en sus ejes fundamentales.

Además, como fracción perredista buscarán una reforma interna, en la forma de trabajo como grupo parlamentario, en la que abarquen los cambios que necesita la Cámara de Diputados para favorecer acciones que ayuden a terminar con la opacidad en cuanto al desempeño de su trabajo y el manejo de sus recursos.

Asimismo, se planteará la forma en la que permitan mejorar las relaciones con estados y municipios, para que puedan desempeñar mejor sus ejercicios en el mejoramiento de sus acciones en materia de fiscalización.

En materia electoral, la fracción del PRD iniciará un programa llamado "Adopta un estado", en el que un grupo de diputados será responsable de apoyar a las entidades que estén en proceso electoral, y al mismo tiempo mejorar su trabajo con los municipios.

Discute PRD agenda legislativa

Durante dos días, los diputados discutirán sobre la reforma política, fiscal y reforma interna de la Cámara de baja para eficientar su trabajo
Érika Hernández/Enviada

Zacatecas, México (28 enero 2010).- En medio de las inconformidades por el proceso electoral en Zacatecas, la bancada del PRD en la Cámara de Diputados arrancará hoy su plenaria en esta ciudad para definir la agenda legislativa que presentará durante el próximo periodo de sesiones, que inicia el 1 de febrero.Los 71 legisladores perredistas estarán acompañados de su dirigente nacional, Jesús Ortega, así como de Gobernadores del sol azteca y del Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard, como una forma de respaldar a la Mandataria estatal, Amalia García.
Durante dos días, los diputados discutirán sobre tres temas: reforma política, fiscal y reforma interna de la Cámara de baja para eficientar el trabajo legislativo y la organización interna del grupo parlamentario.En lo político, los legisladores discutirán sobre qué temas del decálogo del Presidente Felipe Calderón apoyarán y los temas que incorporarán como bloque opositor en la Reforma del Estado.
En el paquete de reformas adicionales está como la Ley de Medios, reformas para garantizar un Estado Laico –esto luego del enfrentamiento del PRD con la Iglesia por los matrimonios entre homosexuales- y un paquete de iniciativas para promover la participación ciudadana y mantener mayor control en algunas acciones del Ejecutivo federal, entre éstas la designación del Gabinete presidencial.
En el tema fiscal se discutirá en torno a dos ejes: uno, recuperar el carácter federalista de los recursos públicos, por lo que se discutirán iniciativas de reforma a la Ley de Coordinación para fortalecer las finanzas de los municipios y estados, a fin de descentralizar el presupuesto federal, y dos, plantear que un sistema fiscal más equitativo para que los ciudadanos paguen impuestos conforme a sus ingresos y se eliminen los privilegios para las grandes empresas."Además, también queremos fortalecer el área de fiscalización del Legislativo para darle seguimiento al presupuesto federal", comentó el coordinador del PRD en San Lázaro, Alejandro Encinas.
"En materia política, el acuerdo que estamos alcanzando (entre el PRD, PT y Convergencia en el Congreso) incluye cambios en el régimen político, asuntos electorales, modificación de las atribuciones de los poderes para establecer nuevo equilibrios y contrapesos, un nuevo federalismo y la idea de fortalecer los derechos ciudadanos, así como la ley de medios".
El perredista afirmó que existe el interés de proponer mecanismos de rendición de cuentas de los grupos parlamentarios.La Gobernadora de Zacatecas prestó a sus compañeros de partido el Museo Manuel Felguérez para que realicen sus trabajos, además de que por la noche se tiene contemplada una callejoneda.
"La idea es hacer reuniones en los estados donde gobernamos y habrá elecciones. Ya estuvimos en Michoacán donde hubo tiempos difícil, ahora estamos en Zacatecas e iremos a todos los estados con elecciones", dijo.



Define PRD tres ejes para periodo ordinario de sesiones

W Radio Enero 28 de 2010
Por Verónica Rangel


Zacatecas.- Con la ausencia del jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrad y del gobernador de Michoacán, Leonel Godoy arrancaron los trabajos de la reunión plenaria de los diputados del PRD, cuyo objetivo central es sacara a flote una propuesta de reforma política que deje atrás la insistencia del estado 32 y lograr concretar un verdadero pacto fiscal.

En la inauguración, el coordinador de los diputados, Alejandro Encinas aclaró que los tres ejes centrales de trabajo del próximo periodo ordinario de sesiones serán la Reforma Fiscal que de paso a un verdadero pacto que deje atrás el incremento de impuesto y cobre los gravámenes a quienes actualmente los evaden.

El segundo punto será presentar -en febrero- su propuesta de Reforma del Estado que dé prioridad a la figura de ciudad-capital y no de estado 32 para el distrito federal.

Por último impulsaran la agenda social donde plantean temas como el cambio climático, el fortalecimiento de los derechos humanos, el control y racionalización del agua, entre otros.Asimismo buscaran que los grupos parlamentarios del sol azteca tenga una mejor relación con los gobiernos estatales y municipales surgidos en el PRD y por su puesto con su dirigencia nacional.

Laicidad
Alejandro Encinas Rodríguez
El Universal
Martes 19 de enero de 2010

“Las leyes de Dios están por encima de las leyes del hombre”. Tal ha sido la frase que ha removido las brasas de un viejo debate que ha dividido a los mexicanos, provocando incluso la guerra civil. Y si bien tras esa frase prevalece una visión de la vida desde la fe, evidencia a la vez una posición política frente al Estado, sus leyes e instituciones, más aún en una sociedad cada vez más plural y diversa que hace exigibles sus derechos, en especial a ser diferentes.
En México la separación del Estado y las iglesias, ha estado indisolublemente atado a las disputas entre liberales y conservadores. Así la Constitución liberal de 1857, estableció ésta separación y conllevó más adelante a las Leyes de Reforma, que desamortizaron los bienes del clero católico y eliminaron los privilegios que gozaba la jerarquía eclesiástica. Ello sería ratificado en la Constitución de 1917, que tras los viejos fueros que toleró el porfiriato, estableció la educación laica, lo que animó las tensiones entre el Estado y la iglesia, que tras las desavenencias con Obregón y Calles, llevaron a la guerra cristera en el país, en un episodio oprobioso de intolerancia y autoritarismo en la historia del país.

Tras las cuestionadas elecciones de 1988 y la falta de legitimidad del gobierno federal, en 1992 Salinas de Gortari modificó radicalmente esta relación al otorgar personalidad jurídica a las iglesias y derecho a votar a los ministros de culto. Reanudándose, luego de más de un siglo, las relaciones diplomáticas entre México y el Estado del Vaticano, manteniendo la restricción a los curas para ser votados, el control para el ingreso de personal religioso extranjero y la limitación a las iglesias para ser propietarias de bienes inmuebles y medios de comunicación.

Hoy en un nuevo escenario de confrontación, resurge este debate alentado por una derecha desmemoriada que bien podría sintetizar su forma de pensar en las declaraciones del dirigente del PAN que no distan mucho de la célebre declaración —una más— del ex presidente Vicente Fox cuando respondió: “¿El Estado laico, y eso con qué se come?”.

Paradójicamente, en las instituciones creadas por las leyes del hombre se encuentra el Estado laico o “no confesional", que plantea con toda claridad la separación entre las instituciones del Estado y las iglesias, en una sociedad que permite el ejercicio pleno de las libertades individuales.
El Estado laico no es, como algunos suponen, un Estado anticlerical o antirreligioso, por el contrario, la República laica garantiza el libre ejercicio de todos los credos, ideologías y convicciones filosóficas. La laicidad del Estado se fundamenta en la distinción entre los asuntos del interés público y lo religioso.

El Estado laico distingue entre norma religiosa, norma moral y norma legal y las decisiones legislativas encuentran su fuente de legitimidad en la soberanía popular, es decir en la representación ciudadana de una sociedad diversa.

En un Estado laico, el Estado no impone a los ciudadanos religión o creencia alguna y se mantiene neutral frente a las ideas, religiones e iglesias y nadie, incluso quienes pertenecen al grupo mayoritario, puede imponer a otro una visión hegemónica en su forma de pensar ni en su concepción sobre la vida o del mundo.

El propio Vaticano así lo ha reconocido. El Concilio Vaticano II estableció que: “La laicidad del Estado se fundamenta en la distinción entre los planos de lo secular y de lo religioso. Entre el Estado y la Iglesia debe existir, un mutuo respeto a la autonomía de cada parte. La laicidad del estado no debe equivaler a hostilidad o indiferencia contra la religión o contra la Iglesia. Más bien dicha laicidad debería ser compatible con la cooperación con todas las confesiones religiosas dentro de los principios de libertad religiosa y neutralidad del Estado. La base de la cooperación está en que ejercer la religión es un derecho constitucional y beneficioso para la sociedad”.

No es alentando nuevamente los rescoldos de la división, lo que procurará la sana convivencia y el desarrollo de una sociedad que debe reconocerse y respetar las diferencias entre sus integrantes El respeto a disentir y al derecho a ser diferentes deben ser las bases de una Nación que hoy se nos escapa de las manos.

alejandro.encinas@congreso.gob.mx
Coordinador General de los Diputados federales del PRD

© 2010 Copyright El Universal-El Universal Online
Entrega de juguetes a los niños de los compañeros del
Sindicato Mexicano de Electrcistas

Alejandro Encinas, Coordinador del Grupo Parlamentario de PRD en la Cámara de Diputados y el Secretario General del Sindicato del SME Martín Esparza, hicieron entrega el día de ayer domingo 10 de enero, de jugetes a los hijos de los compañeros del Sindicato de Electricistas con mitivo del Día de Reyes.







2010, la incertidumbre
Alejandro Encinas Rodríguez

El Universal



Martes 05 de enero de 2010
Más allá del significado mítico que los mexicanos acostumbramos dar a fechas y sucesos emblemáticos de nuestra historia y cultura, 2010 es con mucho un año crucial para el futuro del país.


No se trata sólo de estar a la mira del impacto continuado de la crisis económica que, pese al optimismo oficial y de los apologistas del régimen, continuará impactando negativamente al empleo y al salario, máxime con la escalada inflacionaria de enero y la entrada en vigor de nuevos impuestos. Tampoco se trata de limitarse al seguimiento de la violencia alcanzada en los enfrentamientos con la delincuencia organizada, en la cual algunos de sus cárteles permanecen intactos, ni mantenerse atento al profundo deterioro de las instituciones públicas, advirtiendo cómo se amoldan los grupos de poder, los cacicazgos regionales y los partidos políticos en las elecciones locales y cómo acomodan sus cartas de cara a la sucesión presidencial.


Se trata más bien de atender el estado de ánimo social con que los mexicanos llegamos este año: La desazón provocada por la falta de empleo; la falta de expectativa de contar con un ingreso mínimo que desagravie el ingreso familiar; la frustración de millones de jóvenes sin expectativa de estudio o trabajo; de campesinos sin posibilidad de producir; de obreros a los que el mismo gobierno lanza a las calles, lo que se acompaña de una militarización desmedida en todo el país, donde retén tras retén, operativo tras operativo, se genera un clima de intimidación a la población y que da cuenta de la zozobra de un régimen sin asideros de legitimidad ni rumbo.


Por ello carece de sentido el debate en torno a si el bicentenario de la Independencia y el centenario de la Revolución son motivo de celebración o conmemoración, como también carece el de reflexionar sobre la extensa agenda social incumplida. Bastaría preguntarnos qué tan independientes y soberanos somos 200 años después de la gesta independiente, y qué tanta justicia social y democracia tenemos 100 años después de la Revolución, para instalarnos en un debate tan estéril como innecesario.

El hecho puntual reside en asumir que la desazón existente expresa ya un desencanto con nuestra endeble democracia, a lo que se suman la frustración y desesperanza derivadas de la crisis económica, que puede traducirse en reclamo e inconformidad. Así, existe un caldo de cultivo favorable para dar otros valores y propósitos al cumplimiento de estas fechas, en un escenario de posibilidades tan diverso que va desde el intento de crear un marco festivo de celebraciones que distraiga de las regresiones autoritarias que vive el país, hasta hacer de estas conmemoraciones una apología de la violencia.

El régimen de Calderón ha entendido este riesgo. De ahí las intensas e infames campañas mediáticas que, en complicidad con los concesionarios y haciendo uso de la mentira flagrante, pretenden crear un ambiente optimista en cuanto a la salida de la crisis o en la “eficacia” del gobierno para combatir a la delincuencia, y en un alarde extremo, la militarización del territorio nacional, independientemente de la falta de coordinación entre las corporaciones civiles y militares, o de la confrontación entre el Ejército y la Armada.

Sin embargo, no sólo son exiguas estas medidas, sino que tampoco trazan una salida a la crisis. Los hechos de la vida política cotidiana marcan un creciente descontento que no pueden toparse con nuevas acciones autoritarias. Por el contrario, si en verdad se aspira a dar un paso cualitativo, es necesario abrir el espacio para construir una salida democrática que atienda los graves problemas de inequidad e incertidumbre que viven los mexicanos y que dé satisfacción a sus aspiraciones frustradas a lo largo de dos siglos.

Se ha planteado la posibilidad de una exigua reforma política y una revisión del pacto fiscal en el país, las cuales en sí mismas resultan insuficientes. Se necesita una gran transformación, una verdadera refundación de la República, pues el actual modelo de organización nacional ha dado de sí. Ante ello, el Congreso debe asumir la iniciativa para impulsar este cambio y resarcir su desgastado prestigio público.



No se trata de partir de cero, existe un amplio debate que a lo largo de dos décadas ha llegado a acuerdos básicos en torno de una reforma del Estado que no se han traducido en reformas por el conservadurismo de los gobiernos panistas que se han negado a renunciar al viejo sistema y de un priismo que añora su regreso. Sin embargo, esa renuencia, que se ha convertido en la principal debilidad del panismo, y el apetito priista, no debe continuar siendo obstáculo para abrir paso en el Congreso a una reforma que permita dar rumbo al país, que de lo contrario seguirá empantanado en la incertidumbre.


alejandro.encinas@congreso.gob.mx
Coordinador General de los Diputados Federales del PRD


¿Qué es la Fundlocal?




En este espacio podrás encontrar información actualizada acerca de las actividades y el pensamiento de Alejandro Encinas Rodríguez, uno de los principales dirigentes de la izquierda mexicana.